viernes, 3 de diciembre de 2010

Tu Imagen


Evoco tu imagen, lloro tu rostro. Inmenso silencio. El tiempo, estancado juega en mi contra ¡Que llegue mañana que tengo que verla! La noche es eterna, inmensa vigilia de gozos y sombras
Tu gesto burlón, tu inmensa templanza colma mi ser de dulces promesas ¡Qué lejos que estas! Sólo tus ecos lejanos hablan de luz y esperanza
¿Podré verte? ¿Sentirte?  ¿Gozar de tu encanto? ¿Acariciar tu piel?  ¿Llegarte hasta el alma? En mi rutinario mundo repleto de tiempo y de nada, sólo tu luz me ilumina aportando  esperanza
Algo hay en mi interior que salir intenta, no cabe en mi cuerpo, resulta pequeño ante tanto deleite ¿Deseo? ¿Amor? ¿Esperanza? Siento estallar mi cuerpo que grita tu nombre aunque mi boca calla
¿Dónde estás? ¿Existes? ¿Dónde te hallas? Muy lejos... Tanto que mata, rompe, rasga, hiere. Muy cerca, tanto  que calma. Si yo te tuviera, si te acariciara, entonces sabría si esto que siento, es cierto, manía, o  simplemente... ¡Nada!  Sueños de un loco que busca amor en su alma.
Te conozco ¿Tan solo te sueño? Escucho tu voz, siento su efecto, quema mi cuerpo, cura mi alma. Querida y soñada, más sueño que vida hasta que un día te encuentre y al verte de nuevo te mire a los ojos, apriete tus manos, y roce tus labios
Sentir tu piel calentar mis dedos, apreciar en el pecho la explosión de gozo de saberte mía, no ya en mis sueños, en mis alegrías. Alargo el momento, no es nada, un instante en la vida, una huella perenne de saber que un día cruzaste mi vida, me amaste, besaste, hablaste palabras de amor, guardadas dios sabe donde
¿Verdad? ¿Mentira? No importa, aquí estas.  Te tengo mientras el dolor me inunda pues no sé  si es velar o dormir. No estoy triste, estoy contento,  me conforma sentir tu presencia ¿Amor? No  sé. ¿Deseo?  Puede. Sólo sé que añoro sentirte. No quiero saber de ti y no puedo dejar de amarte, escuchar tus palabras, sentir tu cariño, gozar tu  ternura ¿Deseos reprimidos? ¿Amor?  Puede. Algo me falta, acariciar tu rostro, tu cuerpo tibio, llenarlo de mí y en él  estar fundido.

                                                                           Rafael Serrano Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario