viernes, 3 de diciembre de 2010

Es difícil de explicar


        Es difícil de explicar, por lo cual pido de antemano paciencia y comprensión. Cuando en mi blog leo mis publicaciones y recibo los comentarios, creo que hay cierta calidad , ciertos valores en lo que hago. Veo algunos trabajos publicados y pienso que los míos son mejores, pero las más de las veces estoy lleno de dudas. En los escritos, más o menos me defiendo, es más sencillo, pero en los poemas,  encuentro que sólo tengo un arma y es la sensibilidad. He olvidado lo que son las rimas, cuartetos, sonetos, quintillas, etc. Hago una especie de rima libre, buscando la sonoridad de las frases, intentando llenar el escrito de sensibilidad, que al leerlo, se diga: ¡”Qué bonito”! aunque no tenga otro valor añadido y sé que muchas veces fallo, porque leo, no soy demasiado tonto, y, he encontrado  gente muy buena, tanto,  que muchas veces no llego ni a comprenderlos.  Siempre tendré dudas de mi valía, de ahí el hecho de no  darle valor a lo que hago, a parte de considerarme como “alguien que juega a escribir”.  Siempre guardé los escritos para mí y rompí e incluso perdí o desaparecieron muchos de ellos sin siquiera revisar, modificar o tomar  en cuenta como elementos para un trabajo posterior. Para mí era una necesidad y un juego. Ya es tarde, soy demasiado mayor para estos menesteres y si me he lanzado a esta aventura es por el ánimo que me han ofrecido personas, unas de poco trato y otras desconocidas. Una vez perdida mi virginidad, una vez que me he atrevido a hacer público mi mundo interior, sucede que ansío que guste y siento que el halago me satisface. Cuando algo que creo es bueno, no tiene la respuesta que esperaba,  me desespero , pienso que también en esto, como en el resto de mi vida, soy un mediocre inútil que no tiene más valor que esperar, como razón de vida,  que mis descendientes continúen subiendo peldaños en la escala de la vida, es decir simplemente que me superen tanto en lo personal como en lo espiritual.
         Muchos momentos, sentado ante la pantalla, miro y miro el documento  en blanco sin saber qué voy a hacer. Hay días que abandono desesperado diciéndome:  Se acabó. Hay otros  días en los cuales una palabra escrita, empieza a desencadenar palabras  y estas palabras hacen frases y estas frases suenan a música y el tiempo vuela dejando una agradable sensación de felicidad
      Esta es la historia, así es como funciono, lo que siento, lo que vivo y cómo lo vivo. Alegrías, tristezas, miserias…La vida misma y así me encuentro feliz y en paz hasta que alguien en lugar de decirme esa mentira piadosa que el “escribidor ama” :“Qué  bueno, ha sido un placer leerte” “Me encantó lo que escribiste”. Se encarga de decir, como única respuesta al trabajo que he olvidado una maldita y puta coma de los cojones. Si el hecho no es cruel, al menos no es nada diplomático.
      No me molesta, ni me ofende. Solo pido que se tenga otra visión de las cosas,  o si se quiere una visión más amplia, no tan racionalmente técnica y que esa idea que intento plasmar, se aplique al resto de las vivencias, así a la larga,  se será más feliz  y  se dará a los demás un poco de  felicidad 

                                                                                                Rafael Serrano Ruiz 

No hay comentarios:

Publicar un comentario