Entradas

Sentimientos

Sentimientos

Un cúmulo de fonemas grita ecléctico ante un hecho agorafóbico;  su implantación en frágil soporte que el tiempo ineludiblemente conduce hacia un retardado olvido.
Conjunto armonioso que en negro sobre blanco  plasman emociones etéreas, mundo caótico, ilimitado, donde todo bulle efervescencia en amasijo de “nanonadas”; Gónadas de nada cubiertas de poesía.
Nada importan: palabras, sentimientos… Vano intento de reafirmación del yo. Actor de sí mismo,  en autodefensa ante un agobiante presente sordo al sentir del individuo.
Vanos gritos al mundo.¡Escuchad! … Yo he vivido, he amado…. y vivo y amo  y quiero ….
En esa tesitura, buscando complicidad en vano intento de individualizar emociones, los sentimientos se hacen universales reflejando lo esencial.
Su amor por ella.

Perdoname

 Perdóname
Perdido en tus ojos profunda mirada que atraviesa un mundo De frente en abrazo, contacto de pieles caricias de viento volcan de pasiones Y allí, frente a frente temblando en un mundo donde tu y yo estamos Clamor de dos seres cegado de amores, de besos prohibidos.
Locura de amores sintiendo tu aliento Deseos vividos compartiendo sueños culminan el hechizo los enamorados.
No puedo olvidarlo perdóname amada de haberte querido. No quiero olvidarlo Perdona mi cielo el haberte perdido.
En estos momentos cansado y herido retorna dolido el triste lamento de haber comprendido lo que nos amamos lo que te he querido Ahora comprendo Me duele en el alma haberte perdido Me duele en el alma este sinsentido Le culpo a la vida ser juguetes rotos de un tiempo pasado y el bello recuerdo de un amor perdido

Un instante

Un instante






Siente el silencio Mira su entorno… la mesa de cristal, la caja de madera, la foto en sus manos…
El silencio le domina. Suspendido en el tiempo   un aroma le envuelve. Sentimiento de plenitud; orgulloso, amado. La paz inunda su poros y pleno de amor vive la felicidad Inmerso en la armonía. La emoción le embarga y una lágrima furtiva se escapa del corazón sabiéndose parte de un todo…
Mira la caja de madera, la mesa de cristal la foto en sus manos… es un instante, tan solo un instante.


R.S

Soledad

Soledad
En mi soledad llega la luna viviendo la historia de este triste amor.
Escucha mi voz que te lleva el viento inútil intento de mi redención.
Historia de amor  que cambió en un día, rompiendo mi vida una “sin razón”
Olvida, mi amor, tanto sufrimiento en un loco intento de dar tu perdón.
En mis tristes días sin tu compañía lleno de nostalgia me pongo a soñar; de lograr un día  tenerte en mis brazos sintiendo de nuevo mi alma en tu paz.
Te tengo en mis sueños hablando de amores envuelta en mis brazos sintiendo tu amor. Profundo pesar en el alma mía pidiéndole al cielo te vuelva a encontrar.

Mientras te miro

Mientras te miro
Sentimientos que renacen esperando tu presencia. !Verte! Sentirte a mi lado. Ver tu llegada luciendo esos aires tan tuyos, tan propios, tan míos.
Mientras me hablas, mientras te miro, mil ideas pueblan mi mente… quiero sentirme querido
!Que culpa tengo yo de tal quimera¡ Lloro desesperado al no tenerte, por no poder disfrutar de tu presencia, por ese intenso dolor de lo imposible… por tu falta de amor…. por no dejar de quererte.
Lloro porque el tiempo pasado  siga latente… porque te sepa querer como mereces, por tus cálidas manos en mi frente, por tus besos de amor  en el presente.
Un nuevo renacer donde evitar los errores de compartir el amor que como un torrente, destrozó nuestra vida en el pasado … y  el presente.

Que fue de aquel tiempo

Que fue de aquel tiempo….





Qué fue de aquel tiempo, de aquella sonrisa.
Puesta del sol junto al mar, las sombras refrescan el día. Jóvenes, al rededor de una hoguera, lanzan al viento románticas canciones.
Se lanzan miradas que cruzan el fuego Ocultos mensajes solo ellos comprenden: sentimientos brillantes preludio de gozos y ocultos amores.
Atardecer entre olas del mar viviendo tiempos que pasan.
¿Y que fue de aquel tiempo de aquellas miradas?
Muchas veces nada, otras…… un recuerdo, una añoranza….

¿Que hago?

¿Qué hago?


El poeta fijó su mirada en mi y dijo: ¿Que haces poeta? Sorprendido miré en mi interior y quedamente, salió la respuesta. ¿Que hago? Nada, no hago nada. Miro el papel en blanco Me deleito jugando en el alma con nubes de algodón sobre un cielo brillante. Miro el negro sobre blanco intentando encadenar palabras que me suenen bellas… y en el agobiador silencio… sueño amores, despertares, gente bella… y al notar su ausencia lloro por lo no escrito,  por el pasar de las horas y el poco futuro que me queda.


RSR