Dos



DOS






La lluvia golpea mansamente los cristales
como los recuerdos su corazón
En un viejo sillón, junto a  la chimenea,
sus ancianas manos tejen;
como los recuerdos
entrelazando retazos de su vida

Superposición de hechos compartidos;
unos reales, otros pensados.
Las danzas del fuego parecen traer su presencia;
él,
llenando su espacio con silencios,
gestos y ausencias

Serenidad de su marchita belleza
ocultando emociones
mas... en el fondo siente miedo
porque cuando su tránsito se cumpla
se magnificará el olvido



Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la mirada

Perdoname

Soledad