lunes, 9 de noviembre de 2015

La mujer de la taza de café

La mujer de la taza de café

Y allí estaba ante mi
la mujer de la taza de café.
Hechizado en su presencia
sentí el milagro del amor
                                                                           perdido
en la profundidad de sus oscuros ojos,
y libé directamente de su boca
aromas de vainilla y chocolate.

Sobran las palabras…
profundas miradas
confirman el momento…
y acaricié el óvalo de su rostro
y sus ojos, por un instante,
se cerraron en  aceptado momento.

Tímida correspondencia
orlada de sonrisas y aromas
dulzones de acanelada piel.
Comunión de dos almas
fundidas en lo eterno.

Y así,
en el tiempo y el espacio
intuí la felicidad…
acto de esperanza y fe
sabiéndome hechizado
por la mujer de la taza de café.







Rafael Serrano Ruiz


jueves, 5 de noviembre de 2015

Seguir andando

Seguir andando


En el caminar
mil dudas aparecen
ancladas en el pasado….

Rostros, hechos…
dichos y diretes
a veces rotos…
otras satisfechos.
Sueños e ilusiones
fantasías y amores…
que forjan una vida.

Hay veces, la mayoría,
que lo banal prevalece…
llorar por nada,
una antipatía,
un conato de alegría…

Atrás quedó la juventud
con sus conatos de amores
de deseos…
de pasiones….
conquistas y revolcones…
cosa que no tiene edad
y alegra los corazones.

Poco de lo transcendental
es consuelo en el camino…
el amor de una mujer…
ver crecer unos hijos…
la fatiga de los nietos.

Quieres vivir mucho mas,
encontrar lo que has buscado…
amar… lo que siempre
amaste,
y aunque se mira hacia tras…
quieres seguir andando


Rafael Serrano Ruiz