sábado, 28 de junio de 2014

¡No hay mejor cielo!


¡No hay mejor cielo!



¿Como es posible
no pensar en desearla?
¿Quién en su humano juicio
en invocación de un principio
les pide arrepentimiento?

¿Como es posible que ante
el hecho de la mutua entrega…
tengan que pedir perdón
y propósito de enmienda?

¿Quién es tan cruel que impida
el amor en su esplendor,
la entrega apasionada,
el intento de dos cuerpos de expresar
sin límites el amor que dentro llevan?

Y él, en su vivir, sólo piensa en soñarla…
tenerla suavemente en sus brazos,
sentir la calidez de su cuerpo…
piel con piel, mezcla de aromas y deseos
desencadenando el amor que le consume por dentro
¡No hay mejor cielo!




Rafael Serrano ruiz 28-6-2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario