Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

El Hado

     ¡El HADO!



¡Hado que en tu infinita presencia tejes maldades y virtudes jugando con los humanos! ¿Acaso vuestro sino es dar  y arrebatar sin tan siquiera insinuar si estamos prestos a renunciar? ¿Es ese nuestro castigo por intentar amar?
Y así, Nos incitáis  al amor… glotones, ansiosos de caricias, ardores y  pasiones, creyendo sentir  su llegada salir de nuestro  profundo yo en un dichoso instante.
Y así, en tal dulce estado de locura, vemos en la amada su esencia pura, de su rostro la armonía, el equilibrio delicado en su figura… la belleza de un perfecto amanecer en su mirada…  y su energía, como  catarata rompedora  y eterna modeladora del instante.
 Y así, Efímero o perdurable,  es sueño ilusionado, dependiendo del capricho…  del Hado.
Y así, sufriendo por el perdido amor,

La pregunta

La pregunta


Cada vez que se pregunta… su corazón desbocado de eterno enamorado, niega  la respuesta.
Su lucha contra el destino en la guerra del amor le hace negar el camino lo mismo que su  dolor, mas… comprende su deber sabiendo que en la batalla lleva las de perder
Y en la batalla perdida, renuncia no deseada a un amor que le obsesiona, oculta en su corazón guardado como un tesoro… el sentir de una caricia, la dulzura de sus besos, el esplendor de una risa, el aroma de su cuerpo… y la lágrima perenne de un sentimiento perdido en un corazón herido

Tenemos que hablar

Tenemos qué hablar, le dices
Tenemos qué hablar, le dices... después de haber dicho todo. Palabras que escapan del alma
sin poderlas controlar exponiendo  sin querer lo que pensabas, cortando con gran dolor los hilos que los unían.
Mundos diferentes donde el viejo amor no es amarra suficiente para soportar el peso de una vida por ambos compartida.
Tenemos que hablar, le dices... ¿No es suficiente? sólo quiere la paz de vivir con sus recuerdos y quererte... como siempre en ellos.
Perdónale por no poder seguirte, no poder tener tu mano entre las suyas, no poder disfrutar de tu alegría, tus ganas de vivir...... sin sus manías.
La vida es cruel cuando os separa a pesar del amor que te profesa. Te fuiste hace mucho tiempo, él te dejó ir y lo confiesa. ¿Hablar dices? ¡Para qué!…no es el momento.