martes, 4 de junio de 2013

CANCER


              Cancer


 Ha pasado el tiempo. Muchas cosas vividas. Mi vuelta. La enfermedad y muerte de mi madre, mis reencuentros …

   Muchas veces, en mis fantasías nocturnas, sucedía que me diagnosticaban una enfermedad terminal. Me sentía triste pero no abatido, mientras que frente al resto de los mortales aparentaba fortaleza tratando de impedir que nadie supiera realmente mi estado. En mis sueños, viajaba por el mundo en una muda despedida intentando hacer feliz a mi compañera el tiempo que me quedaba, incluso llegaba  imaginar el momento en el cual no podía continuar por falta de fuerzas. Llegado a este punto no sabía como actuar; de un lado, me era imposible ocultar la dolencia y de otro no quería ver reflejado mi dolor en los demas.

   Este sueño, probablemente premonitorio, se cumplió. Un día tuve hematuria. Pensé que era un cristalito que expulsaba o un posible calculo de riñón, no dándole demasiada importancia aunque extrañado ante la la espera de unos posibles espasmos que no se produjeron. Pasados unos días, expulse un pequeño coagulo pero nada mas. El hecho me extraño, aquello no era normal y decidí  ir al urólogo  para hacer la revisión anual

  Los análisis de sangre dieron una cierta normalidad; elevado el azúcar, alto el colesterol, algo de triglicéridos… nada importante.  En el análisis de orina valores rutinarios; algún hematíe en sangre, PSA correcto y nada de células tumorales sueltas; pero durante la ecografía, sentí que las cosas no marchaban demasiado bien, se notaba que buscaban algo y por fin apareció. Era, según leí en el informe una vez abandonado el gabinete de radiología, un pequeño papiloma. El corazón se aceleró. No  lo quería creer.  Un papiloma, un tumor. La mente funcionaba a toda velocidad, recordaba el análisis de orina en el cual el PSA era correcto y en la ausencia de células tumorales sueltas lo cual, en el fondo me tranquilizaba. El camino hasta casa se me hizo interminable. Recordé mis fantasías… que ahora eran realidad. Tendría que ocultarlo, que no se supiera, o que se supiera lo más tarde posible.

Nada más llegar a casa tome el ordenador buscando en internet todo lo que pude sobre la materia. No estaba el tema demasiado claro. El peligro del tumor es que hubiera penetrado profundamente en la pared de la vejiga o que hubiera invadido  el tejido muscular. Después de analizar lo más detenidamente  que pude la literatura que encontré sobre el tema, llegue a la conclusión de no  quería entender demasiado si aquello llegaba a ser cáncer o no. Deseaba engañarme a mí mismo,  querer negar la evidencia.

 Una vez operado y analizadas las muestras, se confirmó que las verrugas eran cancerosas pero  superficiales, sin llegar a penetrar en el músculo, y los viejos sueños  de empezar a hacer aquellas cosas que en condiciones normales no harías, como comenzar a fumar de nuevo, dar la vuelta al mundo, comer de todo, ponerte el mundo por montera... empezaron a inundar mi mente. La realidad en que no llegas a realizarlo, te quedas haciendo la misma vida de siempre, quizás con una filosofía más abierta que tú solo entiendes  y que incluso no puedes compartir con quien tenga un estado homologable, quedando todo sólo para ti mientras ves que los demás intentan negar la realidad de lo que padeces… mientras que sea indoloro. De lo que llevas dentro, de tu estado de ánimo o tus sensaciones, de eso  se habla de puntillas o trata de ignorarse. ¡Hay que mostrar entereza  quieras o no! y quieras o no, el tiempo va pasando y las revisiones también…

 Ya son tres las veces que he pasado por el quirófano y las tres con el mismo resultado, son “berrugas” que están solo a nivel de las células que cubren la vejiga y que a pesar de la quimio y las extirpaciones y cauterizaciones, continúan apareciendo. “Puede que haya suerte y en la próxima revisión no haya nada”, me digo, pero se vive con la duda y hasta los que te rodean lo toman como algo que no tiene importancia, algo rutinario aunque ligeramente molesto si hay que ir de nuevo al hospital.

-“No es nada” -Dicen intentando un consuelo vano

-El de Juanito o el de Pepita eso si que son canceres de verdad, pero el tuyo… ¡Ya ves, estás como un toro!

 ¡Mierda el mío es mío!, tengo todo el derecho a revindicarlo y es tan jodido saber que lo es, como para los otros  que  sufren el suyo.

 Paso muchas horas solo, ya me he acostumbrado, es como mi mano, mi pié o mis anginas. Dicen que probablemente no muera de él, pero si con él… y mientras, veo pasar la vida de los demás  ante mis ojos, me entretengo rodeado de lo que me queda. No pienso en el fumar o “ vivir la vida a tope”; de vez en cuando algún viaje, muchos libros, música, fotos… nada importante pero me encuentro arropado y en mi casa,  diseñada para mí  con mis cosas y mis recuerdos. Eso es lo importante.

Rafael Serrano Ruiz-4-6-2013

1 comentario:

  1. Querido amigo:
    Desde tantos kilómetros de distancia física, como es desde Argentina(desde donde te escribo) hasta tu España, la distancia es tan sólo física. Espiritualmente me uno a ti en este momento de tu vida.
    Primero quiero comentar algo de lo que dices: "comienzas diciendo que tenías esas fantasías de que podían aparecer en ti signos malignos de enfermedad". Tú sabes que nuestros pensamientos, al igual que todo en nosotros, es Energía y atraemos lo que pensamos, tanto lo bueno como lo malo. Por ello, es importante que pienses ahora que todo se está yendo de tu cuerpo, todo lo malo y que dejas entrar en ti todo lo bueno que la vida, el Universo o Dios te quieran Dar. Pero tú, debes permitir que éso suceda, todo está en ti. Permítete amigo Ser Feliz, Disfrutar de estos años que tienes por delante y de tantos poyectos y hermosos textos y poesías para compartir con los amigos/as que como yo, te apreciamos y valoramos. Amigo,no estás solo, estamos contigo, las distancias de las Almas no son físicas, asi que estamos muy cerca. Cuentas con una amiga en mí y seguro con muchos más: Ponte a crear amigo, tu poesía es valiosa, sigue adelente, disfruta de la vida y haz todo eso que tenías planeado. Te envío un abrazo de Alma y Corazón desde Argentina.
    Diana

    ResponderEliminar