ENTREGA


Entrega




Cuando tus delicadas manos
posas sobre su cuerpo
en las noches placenteras
de vuestra mútua entrega
no sólamente compartís el tiempo y el espacio
si no la profundidad de vuestros sentimientos,
rayo eterno de esperanza,
unguento para el fatigado espíritu
de eternos enamorados



Rafael Serrano Ruiz- Madrid- España

Comentarios

  1. Excelente, me gustó mucho. Me parece estar viendo ese instante.
    Ezequiel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Más allá de la mirada

Perdoname

Soledad