miércoles, 3 de agosto de 2011

Tumbado de costado



                                                  Tumbado de costado

Tumbado de costado,
en el codo apoyado
observa el cuerpo amado.

Cuerpo deseado
de sinuosas curvas adornado.
Fuente de luz y paz
del yaciente enamorado.

 Él extiende su mano
en  caricia plena de ternura
por su piel hechizante;
 aroma dulce de amaneceres,
pasión de anocheceres
que las heridas del alma calman
y las huellas del tiempo ocultan.

Errores, sinsabores,
“penseques” y “diretes”
¿dónde están?
¿quién los recuerda?

Ella le mira,
ha despertado
y en un nuevo abrazo
se funde con su amado…

De nuevo él la contempla
Tumbado de costado
Sobre el codo apoyado

Rafael Serrano Ruiz          31-7-2011

1 comentario:

  1. Encantada de haberme integrado a tus Seguidoras Rafael, un gusto amanecer con la poesía.!
    Gracias por el canto de tus palabras.
    Un abrazo.
    Diana Teran

    ResponderEliminar