viernes, 3 de diciembre de 2010

La siesta


     Últimamente, las compañías de servicios están empeñadas en hacer llamadas intempestivas por cualquier cosa, sobre todo las de telefonía fija o móvil, sea para ofrecer la mejor y eficiente conexión a Internet o la que a su juicio es más económica, ocultando que la oferta es sólo por un tiempo limitado, para después pasado un tiempo facturar con  una tarifa ya no tan competitiva.
       La hora de llamadas siempre es la misma. Después de comer, cuando estás tan a gusto descansando en el sofá frente a una televisión que no ves, porque siempre da la misma película del oeste o el programa de la chica anoréxica empeñada en enseñar unas largas piernas y una pechuga en estado de colapso, pero que escuchas muy relajado, hasta que de pronto, la mente va fundiendo en negro, y el sonido del aparato, pasa a murmullo  quedo, muy quedo... ¡RRRIIINNNGGG!- RRRIIINNNGGG!    Sobresaltado , sin saber aun donde estas, buscas ávido encontrar el cacharro tronador que te ha despertado, suponiendo que ha sucedido algo importante para llamada tan intempestiva
.-¿Diga?
.-Buenas tardes ¿Don Juan de las Terneces?
.-Si. Soy yo dígame
.-Pues bien Don Juan… -Y aquí empieza discurso sobre la suerte que has tenido porque el destino ha decidido que pueda ofrecerte una maravillosa oportunidad de ahorrar mucho dinerito al año, sólo con contestar unas preguntas sobre el estado de satisfacción…
     La primera vez que sientes tal afrenta en tus carnes, no dices nada, aguantas , respondes y de forma educada aceptas o rechazas el razonamiento que te ofrecen. Cuando tal fenómeno se repite como es habitual,  se pasa por una serie de estados que van fortaleciendo el ánimo hasta alturas insospechadas, pero  a la postre no sabes cómo solucionar. Unas veces, según suena, cuelgas de nuevo, otras, te pillan sorprendido y te tragas lo de Buenas tardes, Don Juan ¿Es usted?... y cuelgas  y otras…
    Mucho hemos comentado con amigos  y conocidos sobre este martirio y hemos escuchado las situaciones más ridículas. Uno de ellos a un de esas llamadas contestó: Si, soy yo, y me están fastidiando porque me han pillado follando con mi mujer .¿ Podrían buscar otro momento más oportuno? Otros sueltan maldiciones acordándose de la familia del llamante. Otros se lo tomaron con calma y al recibir la llamada contestaban.- Buenas tardes, esta es la casa de D. Juan si quiere hablar con el señor, marque  uno, si es con la señora marque dos, si es con algún hijo, marque tres. Perdone todos los habitantes de la casa  están ocupados en este momento, rogamos llamen nuevamente pasados algunos instantes…  Nada, no da resultado y para más "I.N.R.I." Ahora son máquinas las que llaman, así no hay problemas para la virtual integridad física de las familias de los teleoperadores, pero facilitando el infarto por impotencia de los sufridos  y alterados llamados. Así que la mejor forma de evitar estos problemas es dar de baja el teléfono y desconectar el móvil. Dormirá la siesta sin problemas y ser  feliz, mucho más feliz

                                                                        Rafael Serrano Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario