viernes, 3 de diciembre de 2010

Escribir por la noche


 Escribir en la noche.
         Olor a café y tiempo delante.
                                    Música lenta,
                    la más romántica que encuentra,
 Cigarrillos,volutas de humo azul,
                       se hacen  patentes bajo la luz
                Empieza        a               teclear,
 primero despacio,
                   después, con más    intensidad.
 Vacío,                   concentración.
                       De pronto,
                      para en su creación,
                     encuentra una expresión
                difícil de plasmar,
 Vueltas y más vueltas
                                        sin decidir,
            nada le llega a agradar. 
De alguna pared,
                          colgado,
               la voz de un viejo reloj
                                        le ha recordado
                                 que la noche ha terminado.
                             Debe dejar de escribir.
 Con el corazón henchido,
                                decide irse a dormir
            En la cama, antes de apagar,
Igual que cuando jóven
 lee unas páginas de  un libro,
                       que quiere terminar
 La misma sensación,
                            igual satisfacción.
 ¿Será porque no hay espejo en la habitación?
                                            
                                                               Rafael Serrano Ruiz

1 comentario:

  1. excelente construcción, deja ver claro el momento de creación y todo lo que lo rodea! Felicitaciones
    Diana

    ResponderEliminar